buenos-aires-covid-vacia-cuarentena

El 2020 nos encontró arrancando Marzo con muchos planes y proyectos. Una agenda llena de ideas en torno a viaja2net e idea de realizar muchos viajes, conocer hoteles nuevos, destinos únicos y volar a donde el viento nos lleve. Era el 10 de Marzo y estábamos realizando una experiencia en uno de los hoteles NH cuando el aire del turismo y los viajes primero, y el mundo entero después empezó a cambiar. Apareció Covid-19 y el turismo se paralizó.

Conociendo la industria desde adentro fue “increchendo” la preocupación de tantos meses de parate. Sin viajeros, sin vuelos, sin hoteles, los transfers, las agencias de viaje, los museos, espectáculos, artesanías, y tantas tangentes asociadas se quedaron 9 meses sin trabajar. No fueron los únicos claro está, muchos rubros sufrieron y aún sufren enormemente.

Se viene la temporada de verano, de vacaciones y desde hace un mes aproximadamente se empezó a reactivar de a poco la actividad, pero de una manera muy compleja, con información cruzada y protocolos que varían de rubro a rubro y de provincia a provincia.

Desde Noviembre se abrieron las fronteras para los países limítrofes y así de a poco empieza a ponerse en movimiento de a poco la actividad.

Ahora, cómo serán las vacaciones de verano de los argentinos. Hay más dudas que certezas.  Algunas provincias solicitan PCR, otras no, algunos pueden viajar al exterior, otros no. Día  a día está surgiendo información actualizada.

Un jueves a la tarde. Febrero en Buenos Aires. Más de 30 grados y llegamos al Lawn Tennis en pleno Palermo. ¡Qué lindos están los lagos de Palermo! …dicho sea de paso. Un espacio exclusivo, cerrado y con aire acondicionado nos recibe. Es el Wine Bar de Navarro Correas que este año renueva su apuesta por el Tennis y lo hace a lo grande.

Nos reciben con un trago hecho a base de Espumante. Un elixir para el calor. Navarro Correas está renovada, moderna, amena. Una bodega clásica que cuenta ya con nueve generaciones trabajando incansablemente en la superación constante y el desarrollo de excelentes vinos y espumantes.

Hoy en plena renovación se la ve actual y en constante diálogo con sus consumidores y es ahí donde nos tocó vivir la experiencia de “Pasarla bien con Navarro Correas” ¡Y vaya que lo lograron!  Durante dos horas pudimos catar una selección de las mejores etiquetas de la bodega de la mano de la enóloga Carolina Garicoche.

Comenzamos la cata con un Alegoría Gran Reserva, un Blend Chardonnay suave pero con presencia. Si no eras fan de los blancos, con este vino vas a reivindicarlos. Es un vino sin duda equilibrado. Conservado 12 meses en barricas de roble francés presenta atractivos aromas a frutas y delicadas notas de vainilla.

Llegando a los tintos, ¡qué decirles! Para los que valoramos el buen vino fue una fiesta plena. Catamos: Selección del Enólogo Grand Assemblage cosecha 2014. Un blend que cuenta con Malbec 66%, Caubernet Sauvignon 28% y Petit Verdot 6%.  Es un vino redondo, intenso, de textura suave.  El Structura Ultra Grand Blend: 60% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon, 30% Cabernet Franc y 3% de Merlot. Este vino se queda contigo un lindo rato, para que lo sigas disfrutando. Cerramos la cata con Juan de Dios Gran vino de Corte 82% Malbec y 18% Cabernet Sauvignon.

En este momento, ya estaba tocando el cielo con las manos y aún me faltaba disfrutar de otra cosa que nos fascina: el Tenis.

Disfrutamos del parque armado en torno a los partidos, las marcas, los stands, y encima me llevé un nuevo amigo para mi colección de sombreros. En el Court central pasamos la tarde viendo excelente tenis en el Argentina ATP open. Un evento que esperamos siga creciendo y estalle de público año a año ya que seguir fomentando el deporte y disfrutando de excelentes jugadores es sin duda un placer.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

Altos del Arapey.

Vivir las termas a otro nivel

Sábado a la madrugada, auto listo y ganas de una escapada en modo full. Mate en mano, niña colada durmiendo atrás, música de cantantes en español sonando en la radio. Nos adueñamos de la ruta, sin pausa pero sin prisa, y disfrutamos del recorrido hacia nuestro destino final: Altos del Arapey. Por suerte el camino es todo autopista y el cruce a Uruguay por Concordia no demora más de 10 minutos.

Ya en Uruguay el entorno cambia, el terreno se vuelve más movido, una ruta y nada más. Último trapo, entre ripio y asfalto y frente a nosotros un gran hotel, en medio de un paraje de campo, con vidrio y piedra a la vista. Una construcción de no más de 6, 7 años en excelente estado.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

Debo admitir que tenía algunos preconceptos, ¡y en gran parte por ignorancia! Cuando me decían Termas, lo primero que pensaba era en gente mayor, hoteles antiguos y una onda Cocoon. Encontrar Altos del Arapey, un hotel moderno, impecable, en un lugar tan lindo, con 10 piletas, una mega pileta interior y exterior, una cancha de golf para despuntar el vicio, caballos, bicis, laguna y encima All Inclusive. Espectacular, disfruté cada minuto de la estadía.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

El hotel tiene todo resuelto para que puedas disfrutar plenamente de estar allí. Adentro el aire acondicionado es espectacular. Y eso que fui en pleno enero donde hacía mucho calor. Las habitaciones son cómodas y completas. Los espacios comunes son amplios y hay un poco de todo: Sala de Juegos con ping pong, pool etc.; sala de playstation, sala de lectura sólo para adultos, gimnasio super completo, un spa agradable con tratamientos de entre U$D30 y U$S50 para disfrutar de reflexología, masajes y tratamientos estéticos.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

Todos los días el hotel propone una agenda de actividades, tanto para grandes como para chicos. En nuestro caso quisimos aprovechar todo: Tomamos clases de buceo, de golf, hicimos cabalgata, fuimos al gimnasio, nos sumamos al aquagym, al bingo acuático, la verdad es que nos divertimos un montón y no nos faltó tiempo para pasarnos horas flotando en las diversas piletas y siestas en la habitación cuando el sol estaba incendiando el lugar.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

El lugar es ideal para ir con niños ya que tiene actividades planificadas y colonia con profesores todo el día. Si uno desea hasta pueden comer con los cuidadores. Se ven muchas familias de abuelos, hijos y nietos compartiendo un lindísimo tiempo de calidad. Los niños cuentan con pileta bajita con tobogán inflable, salón de juegos y manualidades, hamacas y muchos juegos como búsquedas del tesoro y más.

Altos del Arapey, vivir las termas a otro nivel

Como el servicio es “All Inclusive”. Uno comienza el día con un enorme desayuno buffet que además cuenta con islas en donde te cocinan en el momento diversos platos, desde omelettes a panqueques. El almuerzo y la cena tienen la misma modalidad que incluye isla de pastas, parrilla, pizzas, y el enorme buffet de entradas, platos y postres. Durante todo el día el bar está abierto para comer algún snack, colación, o tomar el té. En la pileta también hay un bar que sirve tragos y bebidas, que incluso las bebidas con alcohol entran dentro del plan all Inclusive. Hay que medirse un poco porque sino, ni todo el ejercicio del mundo te permitirá mantener el equilibrio.

La verdad es que es una escapada más que recomendable para realizar en cualquier época del año. Parece que en invierno se llena, por lo que también está bueno aprovechar los meses entre medio y disfrutar escapándose un poco de todo. Los beneficios de las aguas termales son muchísimos tanto para la piel como para la salud en general así que bien vale la pena flotar un rato.

En la web del hotel siempre hay promociones o paquetes temáticos. Actualmente tienen una promoción para San Valentín y una propuesta de niños gratis.

Más info: www.altosdelarapey.com

Consejos para viajar en velero

Las vacaciones en el agua son una experiencia muy particular y no están hechas para todas las personas. Algunas características ideales para que esto sea un éxito son: Organización, saber viajar liviano, aprender a convivir en espacios reducidos y ser prácticos.

Desde Buenos Aires uno de los destinos más comunes para ir embarcado son Colonia, Carmelo, Riachuelo, Río Negro o Punta del Este en Uruguay. Algunos también optan por ir a Mar del Plata en Argentina. Y los más osados zarpan hacia Angra do reis o algunos puertos de Brasil.

Consejos para viajar en velero

Otra de las opciones es el alquiler de veleros y los destinos más elegidos son Brasil, el Caribe o el Mediterráneo. Para este tipo de viajes existen empresas como hostanadboat que ofrecen la alternativa del alquiler de la embarcación en forma semanal con o sin capitán. Nosotros pudimos vivir dicha experiencia en Angra do Reis y disfrutar de las islas remotas, saltar por la borda y nadar a tierra o simplemente hacer un poco de snorkelling son experiencias tan liberadoras que merecen la pena.

Consejos para viajar en velero

Las vacaciones a bordo tienen un encanto único. El mecer del agua bajo tus pies (o el casco del velero, mejor dicho) producen poco a poco un serenamiento del alma. A veces las travesías son muy tranquilas y otras pueden ser más complejas y laboriosas pero una vez en destino, anclados en una bahía o algún puerto, la vida de barco suele ser muy relajada. Además el contacto con la naturaleza y las postales de amaneceres y atardeceres suelen ser poco comparables con cualquier otra que se haya visto desde tierra.

Consejos para viajar en velero

Si bien hay embarcaciones muy grandes yo creo que desde un 30 pies en adelante se puede disfrutar muy bien, e incluso he navegado así en un 24 pies y se puede. El barco es como la casa rodante, o como jugar en la casita de muñecas. Hay que ser organizado y todo tiene su lugar porque sino se complica la rutina. Las actividades como la lectura, los juegos de mesa, las actividades manuales y las relacionadas con el entorno son las más adecuadas para este tipo de viajes.

Consejos para viajar en velero

En cuanto a la comida, conviene planificar una base de menúes para poder contar con todo lo necesario. Además cargar agua, combustible y elementos de seguridad es algo esencial para un viaje de estas características. Siempre tiene que haber personas idóneas en navegación porque los imprevistos suceden. Algún conocedor de motores también es muy bienvenido.

Consejos para viajar en velero

La vestimenta debe ser muy cómoda y se deben contemplar los cambios de temperatura. La ropa de pollar es clave, un buen traje de agua para las travesías y zapatos cerrados con suelas planas y blancas son un obligado. Sombreros, gorras y pañuelos también son buenos compañeros.

Este tipo de viajes es lindo para hacer en pareja o en grupos reducidos y que ya tienen probada la buena convivencia. Algunas familias también se animan a vivir este tipo de vacaciones con niños. Suelen ser familias que ya tienen el hábito de estar juntos embarcados. Si cada uno cumple un rol clave es genial. Alguien a cargo de la cocina, otro de la limpieza, otros de las maniobras.

Consejos para viajar en velero

En temas de higiene es importante llevar toallitas húmedas, y un kit para ir a bañarse a por ejemplo, las duchas de los puertos que siempre suelen estar limpias y prolijas. Cuando se surcan aguas dulces una buena alternativa es poder bañarse en dichas aguas, en lo posible utilizando jabones ecológicos.

La camaradería en este tipo de viajes es fundamental, hacerse amigo de los otros veleristas en el puerto, compartir experiencias, anécdotas y consejos sobre los mejores cruces, y los puntos claves. También es importante la ecología y el cuidado del medioambiente, reducir basura, y evitar contaminar son clave.

Consejos para viajar en velero

Mucha gente sufre mareos en el mar o río, mientras navegan y otros en tierra, es decir al volver a pisar suelo firme. La alimentación liviana es recomendable y llevar algún medicamento para ello así como también un botiquín completo suele ser bien valorado.

Estas recomendaciones son válidas también para los que eligen cruceros a motor. Por lo general estos suelen tener más comodidades y tecnología. Pero la esencia del tipo de viaje y forma de vida es prácticamente la misma. Sin duda es una experiencia que vale la pena ser vivida.

El castillo de la serie Downton Abbey

Es inevitable no sentir la música de la canción “Did I Make The Most of Loving You?” y recordar la imagen del perro recorriendo el camino, al acercarse y ver de fondo la majestuosidad de aquel castillo que todos los que vimos la famosa y premiada serie en Netflix reconocemos como Downtown Abbey. Sin embargo, y aquí va la primera de varias aclaraciones, su verdadero nombre es Highclere Castle y desde 1679 es la residencia de la familia del Conde de Carnarvon. Familia que al leer su historia parece haber inspirado más de una de las escenas y personajes de la serie.

Cuántas veces quisimos estar más cerca de aquellos mundos de fantasía que nos van atrapando a través de las series de televisión. Soñamos con ser uno de ellos, vivir sus vidas, recorrer sus caminos. Y si encima pensamos en castillos e historias de amor, más ganas nos dan de inmiscuirnos en esos mundos que vamos tomando como propios. Ese sueño, en este caso se puede concretar: desde hace ya algunos años y gracias a la fama de esta serie, puede visitarse Highclere Castle y allí estuvimos recorriendo sus pasillos, sus salones, sus habitaciones y jardines. Estar allí es entrar en la vida de aquellos personajes, cada rincón genera un recuerdo de algún capítulo visto.

El castillo de la serie Downton Abbey

Otra verdad que hay que aclarar es que si bien la serie transcurre en la zona de Yorkshire en realidad sucede en el condado de Berkshire a unos 112 km de Londres y hoy junto con el pueblo de Bampton, donde se filmaron las escenas del cementerio, la iglesia, el hospital entre otras, son parte del circuito turístico de las afueras de Londres.  

La majestuosidad de estos castillos deja a uno sin aliento. La arquitectura, las tierras que lo rodean, el arte que alberga y las historias que acogen sus paredes realmente le otorgan un aura especial y mágico. Si bien al entrar al castillo uno ve exactamente los lugares de la serie, cuesta acostumbrarse a ver entre medio fotos de la familia dueña del lugar. Lo dejan a uno con cierto desconcierto, pero la realidad es que hoy en Highclere uno no encuentra nada sobre la serie, ni merchandising, ni alusiones a las grabaciones ni nada, ya que la familia abre al público sus puertas pero sólo hace referencia a la historia real de ellos, que por cierto es muy rica. Si uno quiere llevarse algún recuerdo de la serie, todo eso debe adquirirse en la parada en el pueblo de Bampton.

La visita a Highclere sorprende porque realmente se puede hacer un recorrido bastante completo del castillo, tanto de la planta baja, como de la planta alta y del área de servicio.

Además el lugar alberga un plus, ya que contiene una exposición egipcia muy interesante, puesto que un ancestro de la familia, el 5° Conde de Carnarvon, bisabuelo del actual Conde fue quien descubrió la tumba de Tutankamón e hizo famoso y puso a Highclere en el mapa.

Su esposa, Lady Almina también fue un personaje para recordar, una mujer sumamente rica de no más de 1,50 mt de altura, se casó con el Conde de Carnarvon y fue gracias a su fortuna que la familia pudo mantener la casa, saldar las deudas y volver a poner el castillo en su esplendor. Ambos eran amantes del progreso, el castillo fue uno de los primeros en tener luz eléctrica, autos y nuevas tecnologías. Al igual que en la serie, en la primera guerra mundial muchos empleados de la familia se alistaron en el ejército. Lady Almina decidió dejar su lugar de privilegio y transformó el lugar en un hospital, contrató enfermeras y cuidó de los heridos. Tuvo una extraordinaria combinación entre el poder hacer las cosas con su dinero y el querer hacerlas con su pasión.

El castillo de la serie Downton Abbey

Luego de visitar el castillo, se puede disfrutar de un clásico té inglés y recorrer la tienda de regalos. Una vez realizado ese pequeño descanso es imperdible perderse en los jardines del lugar, para llegar a los jardines secretos. A cada lado donde uno mira hay una postal esperando ser apreciada. Es un lugar único, de ensueño, que nos permite por un rato sentirnos de la nobleza. En el siglo XVIII se incorporaron aquellos caprichos a la vista inspirados en los viajes por tierras lejanas y así se pueden ver pórticos que no conducen a ningún lado, algunos griegos, otros romanos.

Mantener estos castillos hoy en día es algo sumamente costoso y difícil, de hecho, Highclere necesitaba muchas reparaciones que no podían hacerse con los ingresos obtenidos del campo que lo rodea. Que la serie se filmase allí no fue algo casual, ya que quien la escribió es amigo de la familia y se inspiró en el lugar para hacerlo. Gracias al éxito que tuvo, se logró un ingreso adicional que permitió volver a poner en valor el castillo. Hace poco se terminó de reparar todo el techo y si bien hoy se ve que aún le falta mantenimiento, poco a poco se está pudiendo volver al brillo y la gloria de tiempos pasados.

Sin lugar a dudas, uno de los castillos que logró superar las diferentes épocas, la crisis de posguerra y mantener unida la tradición, los tesoros y la historia de generaciones entre sus paredes.

El castillo de la serie Downton Abbey

Tips para el viajero:

El castillo cuenta con unas dos mil hectáreas y está abierto en determinadas épocas del año, si uno desea conocerlo es mejor primero evaluar las fechas y sacar los tickets con anticipación. Toda la información sobre cómo llegar está en su web:  https://www.highclerecastle.co.uk

Hay numerosos tours que ofrecen la posibilidad de ir al castillo, al pueblo cercano de Bampton, parada obligada de los fanáticos de la serie y único lugar donde se pueden adquirir souvenirs de la misma.

Los tours a Highclere suelen combinarse con el clásico paseo a Oxford.

Se puede ir en auto o transporte público o bien adquirir un tour guiado. La mayoría de los tours salen desde Victoria Station, allí se toma el micro se conoce al guía y se comienza el recorrido. ¡Un paseo para no perderse!

El castillo de la serie Downton Abbey

La serie:

La serie Downton Abbey es la historia de la familia Crawley, miembro de la aristocracia inglesa que transcurre desde principios del siglo XX hasta la 1925. A lo largo de sus capítulos se puede ver cómo era la vida de la nobleza inglesa y en paralelo cómo era la vida de todos los empleados que hacían funcionar aquellos magníficos castillos. Es una serie que nos permite conocer cómo se vivía en los principales castillos y a su vez cómo se llevaban adelante tremendas mansiones. Así en la historia va sucediendo en paralelo la vida de la familia como también la de todos aquellos que trabajaban en la casa. Cotejar realidades y ver la interacción entre las clases sociales, conocer los usos y costumbres, el protocolo inglés y las distintas actividades que se llevaban a cabo a lo largo de los años. La serie atrapa y genera una relación con la familia que dan ganas de ir a visitarlos a su casa, conocer aquellos ambientes donde vivieron tantas cosas, conocer su pueblo, sus lugares de paseo. De este modo se entremezcla la historia familiar con la historia de aquel siglo, desde el hundimiento del Titanic, las guerras mundiales, la gripe española, entre otras. Durante el recorrido turístico que hoy puede realizarse, pueden visitarse una gran cantidad de las habitaciones utilizadas como set de filmación, aquel bellísimo salón de recepción con la escalera principal, la famosa biblioteca, el comedor, las habitaciones de cada uno de los miembros de la familia. También se recorren las áreas de servicio y la cocina.

Si uno está de paseo por Londres, esto hoy es posible. Basta recorrer unos kilómetros hasta la ciudad de Bampton lugar en donde en apenas unos 50 metros se filmaron muchas de las escenas de la serie. La iglesia, el hospital, el cementerio, son parte de las locaciones que transitan los personajes de ficción.

Londres: Apasionante y contradictoria

Veinticinco años después puse un pie nuevamente en Londres, ¡Uauhh. lo leo y no lo creo! La primera vez que fui tenía 17 años. En mi casa poco se sabía de la cultura inglesa. y la verdad es que nada sabía de esa ciudad por lo que ingresé a Europa en 1993. Lluviosa, gris. Y por mis ojos pasaron el Big Ben, Tower of London, el Támesis, Oxford street, Hyde park, y un poco de las afueras: Windsor castle y Oxford. La verdad que sin dejar mayor huella.

La perspectiva, un cuarto de siglo después cambió 180º. Claro que la primera vez había ido en Diciembre, en pleno invierno. Mientras que esta vez fui en Abril, ya iniciada la primavera. En compañía de mi hija, que tenía la misma edad que yo cuando pisé por primera vez esta ciudad. Eta vez, todo me dejó sin aliento.

Ciudad cosmopolita, turística, corporativa, histórica, evolucionada, heterogénea pero homogénea a la vez, contradictoria en el buen sentido de la palabra: tradición por un lado y múltiples culturas por el otro. Zonas y edificios históricos en un lado y nuevas y emergentes construcciones por el otro. Apasionante.

Londres: Apasionante y contradictoria

Sí, apasionante. Ver como múltiples razas y culturas se entrelazan entre callejuelas angostas, que crecieron y se urbanizaron a lo largo de siglos, y que todo fluye de manera casi sinfónica. Londres sorprende por su prolijidad a pesar del hormigueo humano. Los parques y las plazas están cuidados y previstos casi de manera estratégica para darle aire y respiro, naturaleza y suavidad a un sin número de construcciones que marcan diversos estilos según el barrio en el que uno transite. Canteros de tulipanes lo dejan a uno hipnotizado.

A los clásicos paseos turísticos que no hay que perderse: El Big Ben , La Torre de Londres, la catedral de St. Paul, el Museo Británico, Hyde park, el cambio de guardia de Buckingham, la abadía de Westminster, el palacio de Kensington, Abbey Road para caminar como un Beatle, le suceden algunas atracciones también ya muy conocidas como el Big Eye o rueda de la fortuna, el museo de cera de madame Tussauds, la calle Carnival, el barrio chino y una linda salida al teatro a ver los clásicos de siempre, como El rey león o por qué no incursionar en alguna obra más nueva.

Londres: Apasionante y contradictoria

En estos más de 20 años que hacía que no pisaba suelo inglés los atractivos de esta ciudad no pararon de crecer y renovarse. Se fueron sumando recorridos para hacer como son Notting hill desde la ya mítica película que tuvo su nombre. Más allá del clásico Londres elegante de la zona de Harrods, o el del “Shopping” en Oxford Street cuando uno encima es un acérrimo seguidor de las series de Netflix, muchas de las zonas a las que uno va estarán empapadas de aquellas historias y personajes como “Mr. Selfridges”. Pensar en “las parteras del Est End” circulando en sus bicicletas, o las pandillas de “Peaky Blinder” y sus viajes a Candem. Lo cierto es que Londres tiene mucho para ver y uno como viajero debe decidir qué tipo de Londres va a recorrer.

Claramente si es la primera vez que uno va la pasada histórica tradicional no puede ser dejada de lado. Pero la realidad, es que Londres tiene mucho para dar: vida citadina, arte, gastronomía, innovación, botánica, historia. Son tantas las cosas en las que uno puede enfocar que hay que armar un buen plan para priorizar y no dejar nada afuera. También es importante utilizar los recursos al alcance del viajero para que las cosas sean más fáciles.

Londres: Apasionante y contradictoria

El clásico Hop on – Hop off es un aliado para tener una buena vista de la ciudad y así decidir dónde poner luego el foco. La Oyster card (Una especie de SUBE) facilitará el acceso a los colectivos y subtes y es recomendable sacarla apenas se llega al aeropuerto. En mi opinión si bien el subte londinense es un clásico, es recomendable utilizar los colectivos y aprovechar cada paseo para mirar y mirar, y no dejar de observar.

Algunas de las zonas emergentes y que de a poco se transforman en blanco de los turistas recurrentes son las de Shoreditch y Hoxton, en el viejo East End. Es como recorrer una especie de Palermo viejo con una onda más bohemia, pero sin dejar de ser chic. Allí se podrá encontrar por ejemplo el restaurante del famoso cocinero Jamie Oliver. También está la galería de arte Victoria Miró., mercados callejeros completan el recorrido. Es un buen lugar para ir a pasear un domingo.

Y como siempre la realeza es parte de la historia, cuando uno viaja a Londres, se cruza con los palacios y por qué no, se toma el tren para recorrer las afueras, el clásico Windsor Castle o alguna ciudad aledaña. Al hacerlo, recomendamos siempre caminar, y entremezclar con los habitantes del lugar, tomar algo en un pub y observar alrededor. Siempre suceden cosas interesantes cuando uno está ávido de experimentar con los ojos. Y en eso este recorrido ya sea por la ciudad o sus alrededores no nos dejará defraudados, ni cerca.

Mercedes Cordeyro
@Viaja2net
Fotos
Manuela Conte
Mercedes Cordeyro

Vinos a Bordo en el Delta de Tigre

Vinos al Río de la mano de Chilli Productora realizó por primera vez su edición Vinos a Bordo. La nueva propuesta sorprendió por lo diferente y dejó a todos los participantes con una sensación grata de haber pasado un excelente momento de una manera distinta.

Vinos a Bordo en el Delta de Tigre

A media tarde de un sábado de fines de noviembre todos los participantes del evento se acercaron a embarcar en pleno centro de Tigre, en los Catamaranes del sol. Más de 200 personas se sumar a disfrutar esta nueva propuesta. Ya embarcados algunas bodegas comenzaban a ofrecer degustación de sus diversas cepas, mientras que Fiambres Fox ofrecía sus clásicas picadas.

La gente empezó a circular por la embarcación y las fotos y selfies estuvieron a la orden del día tanto en la proa como en la popa. Es que el marco del Delta de Tigre es imponente, un lugar único, con diversos tonos de verde y esas construcciones clásicas del lugar.

Vinos a Bordo en el Delta de Tigre

Luego de una hora y media de navegación todos desembarcamos en la isla Kanoo en donde más bodegas estaban esperando para seguir disfrutando de buenos vinos mientras que el lugar había propuesto una variada oferta de menú para aquellos que querían aprovechar a cenar allí.

Acompañaron en el evento Cocoabit, Vondom, Uxmal, Almahuar, La Mala María, Los Haroldos, Vinos de altura, Lattarico, VC Wines entre otros y nosotros con Revista locally como el primer día.

El clima no pudo ser mejor, una noche templada, una media luna que guiaba desde lejos. El deck sobre el río era ideal para sentarse a charlar y ver los barcos pasar, y en el parque las fogatas y los livings invitaban a charlas relajadas entre copas.

Vinos a Bordo en el Delta de Tigre

Luego de unas casi tres horas de disfrutar del lugar, la música, los amigos y buenos vinos, llegó la hora de los sorteos, donde varios participantes ganaron premios de winefroz y algunos vinos.

Vinos a Bordo en el Delta de Tigre

A eso de las 23hs. emprendimos la vuelta nuevamente en el catamarán para llegar a tierra firme y dar por concluida una experiencia distinta y sumamente recomendable.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Ushuaia estival – Placer y naturaleza en su máxima expresión
Por: @viaja2net

Contacto: Dejanos tus datos y enterate antes que nadie todas nuestras novedades, talleres, etc.

Redescubrir un destino y un hotel sólo por cambiar de estación. Eso es lo que me sucedió en Ushuaia en primavera. Los diversos tonos de verdes y algunos aletargados picos blancos fueron la bienvenida desde el aire. La llegada a la ciudad me impactó. Hace 2 años que no iba y me encontré con un enorme trabajo de puesta en valor urbanístico. Está mucho más pintoresca y cuidada. Los edificios han mejorado sus fachadas y suman al encanto que de por sí tiene su entorno.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

El placer de alojarnos en uno de los hoteles más lindos de la ciudad no tiene comparación: Los cauquenes nos recibió con los ventanales abiertos, va, estaban cerrados pero es la sensación de abrazo que te da al entrar al lobby del hotel y encontrarte con todas esas ventanas que enmarcan de manera ideal cada paisaje del canal de Beagle cual cuadro recién pintado.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

El hotel está emplazado sobre la playa y todos sus espacios comunes y muchas de sus habitaciones ofrecen imponentes visuales que uno no se cansa de observar. Parar un poco la vorágine en la que vivimos y contemplar hacia afuera y hacia adentro. Escanear lo vivido para aprender de ello. Escanear el interior para conectarse con lo que sentimos, cómo estamos, cuán fuerte late nuestro corazón. Escanear el entorno para ver si es lo que es. Revisar, evaluar y tomar acción. Hacer y sentir más de lo que nos saca una sonrisa y corregir y cambiar lo que nos tira un ancla ⚓️ negativo. El ahora es sólo ahora y por eso es tan valioso. La vida es un viaje y a veces nos trasladamos y vivimos lugares maravillosos como este, Ushuaia y Los Cauquenes. Pero el truco está en que cada día puedas experimentar y sentir el viaje, atesorar los momentos y querer guardar alguna foto de ellos.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Los Cauquenes tiene todo para disfrutar en el hotel: habitaciones super cómodas y con vistas increibles, ¡vale la pena que pidan vista al lago! En cuanto a gastronomía las opciones son varias, desde las diversas propuestas de sándwiches y aperitivos del wine bar hasta la exquisita carta del restaurante Reinamora que ofrece platos con productos locales variados y súper ricos: centolla, risottos con setas, cordero patagónico son algunas de sus especialidades.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Luego de almorzar uno puede disfrutar de una caminata por la playa y encontrar caracoles y piedras variadas o si lo prefiere puede descansar en las terrazas o en el jardín de invierno que creanme, tiene un magnetismo especial.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Otra opción imperdible en el hotel es ir al spa que cuenta con pileta climatizada in-out, sauna, jacuzzi interior y jacuzzi exterior. Estar ahí y sólo observar los picos nevados hace que uno pierda la conciencia. La oferta de masajes y tratamientos es muy completa.

Los Cuaquenes tiene servicio de shuttle periódico hacia la ciudad para ir a recorrer los locales, pasear por el puerto, o visitar la cacel como atractivos locales. También cuenta con una exclusiva oferta de excursiones entre las que pudimos conocer (y hoy la súper recomiendo) la navegación en el canal de Beagle y el recorrido por el Parque Nacional Lapataia. En otra oportunidad había navegado hacia el faro y las islas de lobo y de pájaros en el catamarán del puerto. La propuesta del hotel es mucho más exclusiva y merece la pena. Navegamos hacia los puntos más representativos en un barco, el Akawaia que cuenta con 4 mesas para 4 personas. El paseo incluye un café o té, con algo dulce y concluye con un almuerzo a bordo que sorprendió por lo completo y rico.
Uno puede terminar allí la excursión o puede empalmar con el recorrido por el Parque Nacional, cosa que hicimos y así pudimos disfrutar de la fauna y flora del lugar, visitamos el famoso Tren del fin del mundo que en sus épocas de actividad trasladaba a los presos hacia sus labores. Y finalizamos a la tarde con un picnic literal con mantelito a cuadros rojo y blanco.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Los Cauquenes sabe cómo generar experiencias sensoriales tanto en el hotel como en sus propuestas de turismo que son muy variadas. En invierno, este hotel es el aliado perfecto para descansar de las intensas jornadas de ski. En primavera y verano es sin duda el lugar ideal para disfrutar, relajarse y complementar con paseos, trekking, y todas las propuestas gastronómicas y de aventura que tiene el fin del mundo para sorprender.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Norwegian Airlines
Esta vez volamos por Norwegian Airlines, que desde septiembre inauguró sus vuelos a dicha ciudad, y la verdad fue un placer, no sólo porque los aviones son muy nuevos sino porque el equipo de a bordo es super amable. Un datazo: El vuelo cuenta con wifi gratis. Norwegian es una compañía aérea noruega y la tercera mayor low-cost de Europa. Dentro de su plan de crecimiento, fijó su atención en Sudamérica, donde creó Norwegian Air Argentina, una compañía 100% argentina con empleados de tierra, auxiliares de vuelo y pilotos argentinos.

Placer y naturaleza en su máxima expresión

Si bien los horarios de vuelo son muy temprano a la mañana, lo bueno es que podés disfrutar del día completo en destino. Nosotros volamos un sábado a la madrugada y volvimos el lunes a la madrugada. Créanme realmente disfrutamos 2 días completos y valieron por una semana.

New York por primera vez

New York por primera vez: De las películas a sentirla bajo mis pies
Por: @viaja2net

Cumplí 40 años y mi regalo quise que fuera conocer New York. Sí, a pesar de que tuve la suerte de viajar bastante cada vez que podía organizar alguno de esos VIAJES, con mayúsculas mi amor por la historia me llevaba al viejo continente. Pero ahora por primera vez, moría de ganas de pisar la gran manzana. Tanto verla en las películas primero, en las series de tele después, cada vez más seguido en netflix, y casi todos los días en las redes me generó enorme curiosidad.

New York por primera vez

La familia numerosa, la economía de argentina y la vida misma hicieron que tuviera que seguir esperando hasta que 3 años y medio después, finalmente el regalo se concretó y partimos en marzo hacia New York. Mi afán de conocer, de vivir, de experimentar que cada vez adquiere más hambre, (y los golpes en el bolsillo, un poco también) hicieron que fuéramos con un carry on, decididos a vivir New York y dejar de lado el materialismo. Enorme desafío siendo que todo el mundo habla de los lugares espectaculares para comprar, comprar y comprar.

New York por primera vez

Pero como siempre todo lo que por un lado parece malo, por el otro tiene un gran lado bueno si lo sabes escuchar y este fue que tuvimos muchísimo tiempo para caminar, “patear” y pedalear la isla de punta a punta, y un poco más también.
Para que pudiéramos optimizar el viaje hicimos un análisis previo de cómo dividir bien los días y dónde alojarnos para que pudiera ser práctico. También evaluamos bien qué priorizar para visitar y cómo movernos en la ciudad:

New York por primera vez

Hotel:
Luego de horas y horas dedicadas a mirar ofertas, recomendaciones, y opciones en los buscadores, la elección fue el Hotel Fifth Avenue en la calle 32nd Street y 5th Avenue (Es Koreatown, justo a la vuelta del Empire State, en Midtown. La elección fue buena si sólo te importa el hotel para dormir Precio Calidad estuvo ok. Las habitaciones sencillas, y limpias. Lo bueno era que tenía un desayuno básico pero correcto incluido en la tarifa y estaba literalmente en el medio de la isla.

New York por primera vez

Museos:
Una clave sin duda fue sacar el CityPASS una cuponera que te incluye entrada con la opción de nueve museos de los que debés elegir seis atracciones:
• Empire State Building con audioguía incluida
• Top of the Rock O Museo Guggenheim con audioguía incluida
• Estatua de la Libertad y Ellis Island O uno de los cruceros Circle Line Sightseeing
• Museo del 11 de Septiembre O Intrepid Sea, Air and Space Museum
• American Museum of Natural History
• Metropolitan Museum of Art (incluye la entrada a The Met Breuer y The Met Cloisters para el mismo día)

Estos museos son casi todos los más importantes que tenés que conocer en una primer visita.

Una recomendación, mirar las opciones de días donde se paga una donación a voluntad para ir a los museos que dejes por fuera del cityPASS, así nosotros por ejemplo, fuimos al Guggenheim y al Moma y todo el resto fuimos con la cuponera.

El nuevo museo que no está incluido aquí y no tiene días a voluntad es el Whitney Museum of American Art  es un museo especializado en el arte estadounidense del siglo XX y es allí donde está ahora la exhibición de Andy Warhol.

New York por primera vez

Movilidad:
Para movilizarte en New York una recomendación clave es sacar en el aeropuerto la Metrocard que sirve para buses y Metro. Una Metrocard válida durante 7 días le costará U$D32,00.-

Pero otra opción que nos encantó es la de usar las citybikes. Si el clima está bien, aunque esté frío, es muy fácil usarlas y si sacás 2 días, tenés un tercero sin cargo.  La app es sencilla y completa y hay estaciones de bicicletas en todas partes.

Sea cuál sea la opción, te super recomiendo que vayas más sobre tierra que por debajo así podés ir mirando la ciudad y en todos lados descubrir murales, arquitectura, y la sociedad con sus formas y particulares estilos.

New York por primera vez

New York por primera vez

Compras:
Si bien no será el fuerte de esta nota, una pasada rápida por lo que es compras para una primer visita a  NY es: la 34th St donde están todas las grandes tiendas, es la zona más turística junto con la 7th Avenue y Brooklyn. Para grandes marcas 5th Avenue, Madison Avenue son sin duda los lugares elegidos. Para tiendas de diseño es recomendable ir para la zona más del sur de la isla, tanto al este como en el oeste hay barrios más modernos, jóvenes y llenos de diseño.

New York por primera vez

Si sos fan de las compras y ya conoces la isla, una gran opción es partir hacia New Jersey y visitar The Mills at Jersey Gardens uno más de los shoppings de Simon. Fijate en la web de ellos, para ver cuándo y de donde salen los transfers para poder aprovechar bien el día. Los centros Mills crean experiencias únicas que ofrecen grandes opciones para todos los gustos. Como el principal destino de tiendas de descuentos y ofertas de más de 180 marcas, Mills reúne nombres como kate spade new york, Under Armour, The Disney Store y Adidas con entretenimiento temático y restaurantes, incluyendo LEGOLAND® Discovery Center, SEA LIFE Aquarium y Zinburger Wine & Burger Bar.

New York por primera vez

Lo más Nuevo:
Hudson Yards es un desarrollo urbanístico a lo largo del río Hudson que pone en valor toda esa zona. Lo más conocido ya es Highline Park. Justo la semana que estuvimos allí inauguró The shops & Restaurant at Hudson Yards un centro comercial cubierto en la ciudad de Nueva York, ubicado en 30 Hudson Yards, en 33rd Street y Tenth Avenue, dentro del complejo de viviendas y oficinas Hudson Yards en Midtown Manhattan.

New York por primera vez

Cómo dividir los días para ver todo:
De acuerdo a los días que estés y si es tu primera vez vas a querer ver muchas cosas por ende  agarrá el mapa de la isla, y dividílo en zonas, en la misma cantidad de acuerdo a los días que estarás y en base a eso, en cada zona planificá tu recorrido y qué queres ver si o si para aprovechar al máximo.

New York por primera vez

Nosotros por ejemplo dividimos más o menos así nuestra semana:

1. Todo Central park y la zona Oeste del mismo (donde está el Museo de Ciencias naturales)
2. La zona de Time Square, Moma, y la Quinta Avenida con St. Paul`s Cathedral y terminamos en el Top of the Rock.
3. El paseo en barco hacia la Estatua de la Libertad y a la tarde la zona de Hudson yards, Chelsea Market, y el Whitney Museum etc.
4. La zona más de lujo de Madison Avenue y el Guggenheim y el Metropolitan Museum y terminamos comiendo en el Market del subsuelo del Hotel Plaza (Datazo).
5. A la mañana Brooklyn, cruzamos caminando el puente (se puede y vale la pena) y a la tarde el distrito financiero con el Memorial del 11 de Septiembre (Durísimo para mí, me costó mucho, me tocó un nervio muy triste).
6. A la mañana ChinaTown, Little Italy y a la tarde nos perdimos por los barrios con mucha onda y diseño de  Soho, Noho, Nolita etc.
7. Como fuimos en la época de St. Patrick’s Parade un día aprovechamos a vivir el desfile (Es muy recomendable ir en alguna de las fechas claves de Parade de NYC)  y también a hacer un salteado de cosas que queríamos ver por ejemplo Bryant Park, Central Station y al atardecer despedimos la ciudad con unos tragos en el 230 fifth Rooftop Bar con todas las vistas.

New York por primera vez

Imperdibles:
• Andar en Bici y recorrer caminando el Central Park. Sí, ¡las dos cosas! Me encantó ese paseo, lo disfrutamos de punta a punta. Eso sí, mirá antes el mapa para identificar los puntos atractivos que no te podés perder en el parque así seguís una lógica en el recorrido.
• Todos y cada uno de los museos que visitamos tienen algo especial. Si no vas con chicos, el único que podes pasar por alto es el de Ciencias Naturales.
• Comer en la calle en algún carrito y sentirte verdaderamente neoyorquino.
• Caminar, caminar, y caminar por las calles, mirar la gente que pasa, cómo varía de barrio a barrio la onda, mezclarte en lo cotidiano, el cafecito, el bar.
• Tomar unos tragos en algún Rooftop al atardecer.

New York por primera vez

Sin duda una ciudad a la que quiero volver de una y mil maneras para ir adentrándome más en sus entrañas, pero para un primer viaje, pudimos realmente tener una gran experiencia de cada lugar. Si querés algún consejo o dato ampliado enviame un mensaje en instagram  @viaja2net o visitá la web viaja2.net y disfrutá como yo, que ¡La vida es un viaje!

Sensaciones del Fin del Mundo

Sensaciones del Fin del Mundo

Viajar a Ushuaia, un nuevo sueño que pude cumplir. Aquel piecito al final del mapa de nuestra enorme Argentina que tantas veces había estudiado en el colegio y en la universidad. Ushuaia tiene historia, arqueología, paisajes, naturaleza, deportes invernales y una excelente gastronomía, y al evaluar la mejor forma de aprovechar los tres días de esta escapada parecía imposible poder hacer todo, sin embargo, destinarle un rato a la planificación de los días, preguntar en el hotel las mejores opciones y bucear un poco las recomendaciones en internet, hicieron que pudiéramos aprovechar al máximo, aprender y disfrutar cada día.

Sensaciones del Fin del Mundo

Lo primero que hicimos fue caminar por la playa en torno a la bahía donde se encuentra el hotel Los Cauquenes Resort & Spa donde nos alojamos. La conexión con la tierra y la naturaleza fue inmediata. El viento patagónico despeinándome, el ruido de las olas chocando con la pedregosa playa. El olor a mar, el sonido de las gaviotas. Al observar las piedras que pisaba, aparecieron frente a mí numerosos colores, increíbles formas de caracoles, restos de centollas con forma de corazón, algas y muchos mejillones aferrados a las piedras. A lo lejos un muelle adentrándose en el mar, objetivo final de nuestra caminata. Cerca, pero no tanto, un grupo de buzos realizaba filmaciones para un canal de TV: Paka-Paka.

Sensaciones del Fin del Mundo

Estamos en Ushuaia, que significa bahía, ciudad que data de 1884, tierra con mezcla de historia, de aventureros, exploradores y gente de muchos lados del mundo: italianos como la familia Prieto, una de las pioneras en la isla, o como la familia Salomón perteneciente de Turquía y dueña del primer almacén del lugar. Franceses, brasileños, japoneses y, por supuesto, nuestros vecinos chilenos, entre algunas de las tantas nacionalidades que uno se cruza por el lugar.

A la tarde, decidimos aprovechar al máximo nuestro día 1 de 3 y nos fuimos al centro para reservar un paseo en barco por el Canal de Beagle, para ir a ver el famoso faro ícono de la ciudad.

Sensaciones del Fin del Mundo

La sensación al recorrer Ushuaia fue decepcionante. Su arquitectura, falta de planificación urbanística y el desapego a aquellas primeras construcciones pintorescas, sumando el clima hostil que la rodea hace que se la vea desgreñada, no es una postal prolija y pintoresca de una ciudad marítima del fin del mundo. La verdad es que me imaginaba encontrar un lugar parecido a -por ejemplo- la ciudad de la película “La tormenta perfecta”. Pero no. Propia de Argentina (o de los argentinos), muchas obras mal hechas de viviendas del estado, otras inconclusas y varias muestras de espacios públicos poco cuidados sumado a no tener un espacio tipo centro cívico marcado, la hace ver descuidada. Pero poco a poco el ojo se acostumbra y enfoca en aquellos detalles especiales, únicos.

Sensaciones del Fin del Mundo

Embarcarse en el Canal de Beagle es una excursión que se puede hacer ya sea en catamarán para unas 80 personas o en cruceros más pequeños para unas 25. La diferencia de precio es apenas de $100 y en el crucero te sirven un café o té, además de poder bajar en una de las islas del recorrido. La navegación es larga, y puede ser un poco movida, por lo que recomendamos a los que se marean, que se lleven algo para tomar. Lo lindo de este paseo es que primero uno cuenta con una vista espectacular de la ciudad desde el agua. Luego uno se acerca mucho a la isla Alicia donde hay una colonia de lobos marinos de pelo largo y de pelo corto y también de cormoranes, unas aves blancas y negras que parecen pingüinos.

Sensaciones del Fin del Mundo

La siguiente postal será lo que muchos conocen como faro del fin del mundo pero en realidad esa denominación es falsa. La historia real es que cuando Julio Verne escribió la famosa novela “El faro del fin del mundo” en su portada y a modo “marketinero”, se utilizó la foto del Faro “Les Éclaireurs” de Ushuaia. Pero en realidad el verdadero faro del fin del mundo se encuentra en la Isla de los Estados.

Las noches las destinamos a disfrutar de la gastronomía del lugar. Hay 3 cosas que son imperdibles:

  • La centolla que la ofrecen tanto fresca, como en pizzas, o bien al gratine en distintos lugares.
  • La merluza negra, sellada en manteca es un pescado carnoso y muy sabroso que aquí se come bien fresco.
  • El cordero patagónico, siempre una gran opción para los amantes de la carne.

Sensaciones del Fin del Mundo

Algunos lugares recomendados para comer: el restaurante del Hotel los Cauquenes, Reinamora, con su increíble vista al canal y una carta variada de opciones; en el centro de Ushuaia para comer pescados y mariscos está “La cantina fueguina de Freddy” un pequeño restaurante, pintoresco, donde se puede elegir la centolla de la pecera y comerla con babero y tijera. Para los amantes de la gastronomía francesa un imperdible es el restó “Chez Manu” que además de ofrecer una vista increíble de la ciudad desde el Cerro Martial combina de forma muy correcta la gastronomía francesa con las bondades locales.

Deporte y travesías
El segundo día lo dedicamos al deporte. Nos fuimos al cerro Castor que se encuentra a apenas veinticinco minutos del centro. Se puede ir en auto o bien en transfers regulares o taxi. Si no se vino preparado, se puede alquilar equipos y ropa a un precio lógico. El lugar es muy lindo rodeado de bosques y cuenta con varias pistas. Es un lugar ideal para disfrutar el esquí en familia si se tiene hijos chicos, o si no se es un esquiador avanzado. Hay muchas pistas fáciles e intermedias, de una longitud considerable, como caminos y recorridos que permiten lindas travesías. También hay varias pistas para los esquiadores avanzados y buenos lugares fuera de pista. Si tienen suerte como nosotros, se podrán cruzar con algún zorro con su imponente cola atravesando la nieve. Para los solteros, el after ski en el cerro es un momento de música, distensión y mucha buena onda.

Sensaciones del Fin del Mundo

El tercer día fue de arqueología, historia y naturaleza. Por la mañana recorrimos el Parque Nacional de Tierra del Fuego, que nos llevó al lugar más austral de Argentina, límite con Chile: la Bahía Lapataia o en yámana “lugar de la buena madera”, uno de los lugares preferidos por los nativos: los Yámanas, tribu nómade que habitó por unos cuatro mil años estas tierras y a los que en apenas unos cien años los colonizadores europeos llevaron a la extinción al intentar imponerles sus costumbres. Ellos vivían desnudos y estaban adaptados al clima hostil gracias a la proteína que le proveía la carne de los lobos marinos y a la cobertura que les proveía e impermeabilizaba la piel, la grasa de estos animales. Eran nómades y vivían como tales de la caza y la pesca. Sin embargo, al intentar vestirlos, la humedad en la ropa, y las nuevas enfermedades de los españoles, los vulneraron a tal punto que hoy sólo queda una única Yámana pura sangre de unos 80 años.

En el parque también se observan diversos lagos, turbales y las consecuencias de haber introducido los castores en 1946 a esta zona quienes, al no tener un predador natural, se reprodujeron enormemente y devastan aún hoy varias zonas de árboles del parque.

Uno de los famosos atractivos del lugar es el tren de trocha angosta que utilizaban para trasladar a los presos del penal al bosque para que realizaran trabajos de tala en el lugar.

Sensaciones del Fin del Mundo

A la tarde hicimos la visita al famoso penal del fin del mundo, con pocas expectativas pero la verdad es que nos sorprendió la puesta del lugar, la cantidad de información y de piezas históricas. Se aprende sobre historia naval, exploradores y presos famosos. Algunas alas del penal contienen mucha información pero, en forma muy acertada, una de las alas se mantiene en el estado en que fue dejado de usar como cárcel en el año 1947 y al entrar, un escalofrío te recorre el cuerpo. El frío, la falta de luz, lo diminuto de las celdas, la sensación de haber sido abandonado a la suerte, ni más ni menos que en el fin del mundo. Al penal se llega caminando si uno está en el centro de la ciudad.

Para épocas de más nieve hay otras opciones para disfrutar: los paseos a otros cerros para practicar caminatas con raquetas, andar en moto de nieve, o visitar los criaderos de perros siberianos y realizar una travesía en trineo con ellos son algunas de las actividades que se pueden vivir tanto de día como de noche combinadas con almuerzo o cena. A estos paseos se puede ir en excursión completa desde el hotel o, si uno está en auto, se puede sumar a cualquiera de las actividades por separado.
Sorprendida por la cantidad de propuestas, con sensación de lupa en los ojos de tanto aprendizaje y con la energía recargada gracias a todo lo que la naturaleza ofrece, terminé esta nueva escapada con la mochila llena de más conocimiento, sensaciones y placeres y el alma plena por haber descubierto un lugar más de los muchos que tiene este planeta para ofrecernos, esta vez: el fin del mundo.

Sensaciones del Fin del Mundo

“Mayu- KU”
Así denominaban los Yámanas a la acción de observar atentamente lo que nos rodea, grande o pequeño, cercano o lejano, vivo o inanimado, porque todo está íntimamente relacionado. Y allí están las respuestas a todos los interrogantes. “Cuando brote en tí el espíritu de búsqueda: Mayu-Kú te sentirás más que en el fin del mundo, en el umbral de un mundo nuevo que te espera para confiarte sus secretos”.

Tips de viajero:
Llevar ropa cómoda, pantalones y zapatos de trekking. Desde mayo a septiembre: gorro, guantes y cuello.
El clima varía bastante a lo largo del día, puede estar nublado y ventoso, pleno sol o llovizna o nevada todo el mismo día.
Ushuaia tiene dos temporadas alta, la invernal con muchas propuestas en los cerros y la estival con muchas propuestas en los lagos y mares.
La excursión embarcado al Canal de Beagle en barco tiene un valor de entre $1.000 y $1.100 + $25 de tasa de embarque.
El alquiler de auto por día desde $1.200.
Las excursiones de aventura en la nieve desde $2000.
Un día de esquí en temporada media + alquiler de equipos aproximadamente $1.600 por adulto.
Pasear y recorrer el Parque Nacional Tierra del Fuego, se puede hacer con excursión o alquilando auto. El alquiler de auto por el día sale aproximadamente lo mismo que la excursión y te da libertad e incluso se puede aprovechar a realizar varios paseos durante el mismo día.

Sensaciones del Fin del Mundo

Disfrutar de los detalles
Hotel Los Cauquenes Resort & Spa

Cuando en un lugar están cuidados los pequeños detalles es porque se dió un paso más en la calidad de servicio y atención al huésped para que la experiencia sea un grato recuerdo. La amabilidad de su gente, su privilegiado emplazamiento, la calidad de sus instalaciones, su propuesta gastronómica y la paz de su spa hacen de este lugar un recomendable sin duda para alojarse en Ushuaia.

Chocolates de bienvenida en la habitación, agua de cortesía y cápsulas Nespresso a diario en el cuarto, cuatro propuestas de almohadas, blanquería impecable, bata y pantuflas, un chocolate que desea un buen descanso cada noche sobre la almohada y hasta elementos de baño de la marca L´Occitane son la suma de pequeños detalles que predisponen sumamente a una estadía impecable.

El equipo de gente de front office y los concierge están atentos a brindar todas las soluciones y ofrecer las propuestas adecuadas a cada tipo de viajero.
Al llegar por la mañana previo al horario de Check In nos ofrecieron en el bar un desayuno de cortesía muy completo.

El hotel se encuentra a unos 10 minutos del centro de la ciudad, sobre el Canal de Beagle y cuenta con Shuttle in-out al aeropuerto y con 8 frecuencias diarias para ir y volver al centro de la ciudad así como con frecuencias para ir y volver al cerro Castor en época de Ski (estas últimas con cargo adicional, por lo que de acuerdo al tamaño del grupo conviene evaluar si la mejor opción es esa o el alquiler de auto).

Para los amantes del ski es una excelente combinación ya que luego de practicar aquel deporte uno puede relajar los músculos y distenderse en la pileta climatizada del hotel o en los jacuzzis con la increíble vista del canal y las montañas de picos nevados de fondo. O sin más, disfrutar de las confortables instalaciones del hotel para descansar y distenderse.

El hotel cuenta con varios livings, un jardín de invierno que invita a perderse en la lectura y la contemplación, escaleras de acceso a la playa para disfrutar del sonido del agua y la naturaleza. Tanto el bar como el restó cuentan con una propuesta gastronómica interesante y lo que uno no encuentra en la carta, el equipo de cocina está dispuesto a resolverlo. Para relajarse está la propuesta del Spa. La pileta climatizada tiene, sabiamente, horarios en donde pueden acceder los niños y horarios en los que no. Así ya sea plan familiar, o bien de pareja, todos tienen su opción. Resalto estos detalles porque muchos hoteles no pueden encontrar este equilibrio, y aquí está logrado. También para los niños hay una gran sala de juegos con personal cuidándolos permitiendo a los padres disfrutar de una comida tranquilos o de un masaje relajante en pareja.

Como siempre se puede encontrar algún detalle para mejorar, diría que sería bueno incorporar material gráfico, espacio de folletos, carpetas con propuestas de actividades en el lugar para que los turistas menos preguntones puedan auto-informarse y evaluar aquellas opciones que les resultan mejor. Ya sé que hoy está todo en internet, pero con esos livings y esas vistas, es a veces más fácil instalarse contemplar, investigar hojas de papel y tal vez preguntar algunas cosas puntuales a los predispuestos concierges.
Sin duda un recomendable en Ushuaia al que con gusto volvería más de una vez.

Por Mercedes Cordeyro
@Viaja2net